Blog Alarmas Hogar y Negocio – Seguridad

10 consejos para evitar el síndrome postvacacional

sindrome-postvacacional-volver-trabajo

Lo entendemos… no es fácil volver a la oficina, a la rutina, después de unos maravillosos días en la playa, dando paseos, charlas hasta altas horas, comidas en familia o un viaje soñado. Cada año, esto provoca malestar, tanto física como psicológicamente, a todos aquellos que vuelven al trabajo, en especial a aquellos que se han tomado unas vacaciones muy largas.

A pesar de que parece muy difícil, hay formas de plantarle cara y volver a nuestras tareas rutinarias con mejor ánimo y disposición.  

¡Toma nota de nuestros consejos y no dejes que este año la vuelta al trabajo te robe la sonrisa!

  1. No alargues tus vacaciones hasta el día antes de empezar a trabajar. Lo mejor es volver un par de días antes para que la adaptación a la rutina sea más paulatina y llevadera. Es mejor volver a casa un par de días antes de reincorporarte al trabajo para retomar tus rutinas y ordenar tus cosas. Así tu mente se va acostumbrando al día a día de forma progresiva.
  2. Volver entre semana. Si regresas al trabajo el miércoles, tendrás menos días por delante antes de tener un merecido descanso. Con este truco, la reincorporación será más progresiva y la semana más corta.
  3. No querer hacerlo todo el primer día. Has estado de vacaciones, seguro que tendrás trabajo que se ha ido acumulando mientras no estabas. Dedica un tiempo a analizar qué tareas tienes que hacer. Prioriza aquellas que son más importantes o urgentes. Es recomendable empezar por aquellos trabajos que te son más placenteros y sencillos. Marca unos objetivos a cumplir la primera semana. Vigila que sean realistas, no te pongas unos inalcanzables porque esto te provocará aún mayor estrés. Poco a poco irás recuperando tu ritmo habitual.
  4. Que se hayan terminado las vacaciones no significa que no puedas divertirte. Organiza tu tiempo libre. Intenta dedicar unas horas del día a ti mismo y a las cosas que te gustan, así desconectarás durante un rato y no verás tantas diferencias con las vacaciones. Haz planes durante los fines de semanas o festivos y así no pensarás que aún faltan muchos meses para las próximas vacaciones.
  5. Retoma poco a poco tus ritmos de sueño y comida, pues habituarse a ellos de nuevo puede ser lo más costoso. Sé flexible con tus horarios durante los días de descanso.
  6. Desarrolla alguna actividad de ocio que sea compatible con tu trabajo para que la vuelta no sea tan brusca, bien sea un taller creativo, salir al cine, leer… Tómate el tiempo que necesites para arrancar y volver a coger el ritmo de antes de las vacaciones.
  7. Practica deporte, siempre ayuda. Está científicamente probado que hacer ejercicio nos aporta una dosis extra de buen humor, ya que con él generamos endorfinas, unas pequeñas proteínas que actúan como neurotransmisores del placer y que son las responsables de provocarnos sensación de felicidad.
  8. ¿Un truco? Tómate vacaciones más cortas pero más frecuentes durante el año. A todos nos viene bien una pausa de vez en cuando.
  9. Piensa en las próximas vacaciones: el que no se consuela es porque no quiere y ¿qué mejor para hacerlo que planificar la siguiente escapada? No tenemos por qué esperar al verano siguiente, siempre podemos aprovechar un fin de semana o un puente para seguir descansando y haciendo salidas divertidas.
  10. Tu actitud puede convertirse en tu mejor aliada o en tu peor pesadilla. Mantener una actitud positiva, realista y proactiva es lo mejor para hacer más llevadera la vuelta a la rutina. ¡Que tu ánimo no decaiga!

¡Llévate los buenos recuerdos de este verano a la oficina contigo!

Equipo Alartec

Fuentes: La Vanguardia y Marie Claire

Otros artículos de interés relacionados:

Consejos para una vuelta al cole segura

Comentar esta entrada

Blue Captcha Image
Refrescar

*